Repositorios públicos para publicar: la crisis de las revistas clásicas

Para publicar un artículo, los investigadores envían su manuscrito a una revista, y la revista solicita la verificación a “expertos”.  El objetivo es garantizar que los documentos estén de acuerdo con el método científico, verificar que los documentos sean buena Ciencia.  Este fue y es el camino. Sin embargo, el fenómeno de preimpresión (preprint) está surgiendo con fuerza.

Por otro lado, durante la pandemia, la cantidad de manuscritos que buscan una revista ha sido increíble.  Debido a que todos estos artículos tienen un período de interés muy corto, las revistas han tenido que publicar muy rápido.  En este sentido, las revistas han necesitado revisores rápidos.  Las consecuencias han sido:

– Hubo una carga tan grande para cada revisor que es difícil aceptar que todos se hicieron correctamente.  Entonces, las revisiones son poco sospechosas.

– Algunas revistas decidieron publicar inicialmente, verificando más tarde.  La consecuencia de ambas decisiones ha sido que algunos documentos fueron retirados unos días después de su publicación.

– Muchos investigadores tomaron la decisión de publicar directamente en repositorios públicos (por ejemplo, arXive).

La principal crítica con respecto a las preimpresiones en los repositorios públicos es que no hay ningún filtro para diferenciar los papers buenos de los malos.  Sin embargo, eso no es verdad.  mientras que la evaluación de las revistas tradicionales involucra revisiones de dos o tres revisores solamente, el repositorio público favorece la evaluación, crítica, revisión y debate constantes y públicos.  En este sentido, publicar en repositorios públicos es mejor para la “Ciencia”: comunicación pública y escrutinio continuo.

Sisob, un software que mide el impacto de las investigaciones científicas

Un equipo de investigadores europeos está ultimando Sisob. Se trata de un software que pretende medir el valor de la investigación científica, así como su impacto en la sociedad. Este proyecto, liderado por la Universidad de Málaga, se ha desarrollado dentro del 7º Programa Marco Europeo de Investigación y Desarrollo, con una inversión de un millón y medio de euros.

Esta aplicación trata de superar los problemas asociados a la difusión tradicional de la ciencia a través de revistas especializadas. Para ello recurre a sondear internet en busca de información que se procesa a través del Análisis de Redes Sociales. Esta solución implica ir más allá del simple conteo de referencias en revistas, introduciendo en la evaluación de la calidad científica factores que hasta ahora son difíciles de tener en cuenta.

Inicialmente, este software se distribuirá bajo licencia libre.

Enlace sitio web del proyecto –>