Computadoras e investigación cualitativa III

p { margin-bottom: 0.21cm; }h2 { margin-bottom: 0.21cm; }h2.western { font-family: “Arial”,sans-serif; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.cjk { font-family: “MS Mincho”; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.ctl { font-size: 14pt; font-style: italic; }

Rol del sotware en la investigación cualitativa

El software de análisis cualitativo, al contrario que el de análisis estadístico/cuantitativo, tiene un rol subsidiario en la tarea analítica puesto no realizan las partes más complejas, esenciales o repetitivas del mismo. El proceso de categorización, codificación, creación, reflexión, etc., recae inevitablemente en el investigador.

Por ejemplo, un profesor universitario está preocupado por el impacto de la redes sociales (facebook, tuenti, etc.) en su alumnado. Para averiguar algo al respecto pasa un cuestionario a todos sus alumnos y además entrevista a cinco personas de su alumnado y a dos familiares. Con los datos del cuestionario construye una matriz, la importa a un programa de análisis cuantitativo y elige calcular las frecuencias, estadísticos centrales, dos estadísticos de dispersión, y además que el programa realice los histogramas de algunos ítems. Presionando unas pocas veces el ratón y el teclado consigue unas cincuenta páginas de resultados que se pone a interpretar. Por el contrario con las entrevistas se enfrenta a otro proceso, utiliza un dictáfono digital para transcribir las entrevistas. Posteriormente utiliza un programa para ir eligiendo segmentos de texto a medida que los va leyendo, y después estos segmentos los va categorizando en un sistema que construye a partir de la propia lectura. Concluido el proceso de categorización y codificación hace alguna búsquedas boolenas entre el texto de las entrevistas y entre los códigos que ha creado, con la intención de ver si tiene algo de sentido algunas ideas que se le han ido ocurriendo mientras iba realizando la lectura y la relectura. Por último utiliza otro programa para representar en un mapa conceptual las relaciones que cree haber encontrado entre los categorías que ha ido construyendo.
Es evidente una cuestión, mientras que el software de análisis cuantitativo evita al investigador el tedioso trabajo de aplicar los procedimientos estadísticos repetitivos, y le permite centrarse en la tarea de interpretar, el software cualitativo solamente facilita la gestión de los documentos, pero el trabajo duro, la esencia del análisis, queda en manos del investigador. Esto ocurre, entre otras razones, porque el análisis cualitativo requiere de continuas decisiones y de interpretación en el mismo momento y el software actual no puede realizar esta toma de decisiones ni interpretar el significado del texto de forma efectiva. Aunque existen algunos prototipos que apuntan a superar este problema (por ejemplo meaningtool.com), actualmente el desarrollo tecnológico no es suficiente, de forma que el investigador debe seguir transcribiendo, leyendo y por su supuesto decidiendo.
El software para el análisis cualitativo de datos son potentes bases de datos que gestionan de forma operativa una importante cantidad de documentos de texto, catalogándolos y etiquetándolos según las categorías que el equipo de investigadores definen. Estos programas están especialmente diseñados para buscar palabras, segmentos de texto y también códigos a través de los documentos que almacenan o incluso a través de documentos que se encuentran vinculados entre sí en una red como internet. Inicialmente el trabajo de estos programas parece similar al de los procesadores de texto, por ejemplo, gestionan documentos y permiten buscar palabras o segmentos de texto. La diferencia está en que los programas de análisis son capaces de hacer búsquedas más complejas y sobre un elevado número de documentos. De esta forma, su potencia de búsqueda y gestión supera a los procesadores de texto habituales.

Computadoras e investigación cualitativa II

p { margin-bottom: 0.21cm; }h2 { margin-bottom: 0.21cm; }h2.western { font-family: “Arial”,sans-serif; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.cjk { font-family: “MS Mincho”; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.ctl { font-size: 14pt; font-style: italic; }

Definición de análisis cualitativo asistido por computadora

ACDAO o CAQDAS en inglés (Computer assisted qualitative data analysis) es el conjunto de tareas de análisis cualitativo que se realiza con software informático. El término CAQDAS fue propuesto por Fielding y Lee en 1991, después de que la informática tuviese suficiente desarrollo como para contar con un arsenal de programas informáticos suficiente como para satisfacer la mayoría de las necesidades de la comunidad científica con relación al análisis cualitativo. 

 

El ACDAO tiene dos vertientes, por un lado la cuestión metodológica, es decir, el conjunto de estrategias científicas que se aplican a los datos. Por otro lado, la vertiente tecnológica, la de programación, que se materializa en la distribución de paquetes y aplicaciones informáticas diseñadas para la investigación. Ambas corren de la mano, una sin la otra no tiene sentido. El software se diseña para satisfacer una necesidad manifestada por los investigadores. La existencia de un software canaliza a los investigadores a promover investigaciones donde tenga sentido utilizar ese software. Las nuevos problemas de investigación determinan nuevas necesidades, y la existencia de programas informáticos que ayuden en ese ámbito de la ciencia permite a los investigadores profundizar en el mismo. La relación es por tanto de dependencia, e incluso a veces, la existencia en el mercado de un determinado programa, diseñado para aplicarse dentro de unos criterios metodológicos concretos, induce a los investigadores a realizar investigaciones dentro de esos criterios o parámetros. Por ejemplo, la existencia de programas como Aquad o como Nvivo, que siguen una secuencia concreta para la codificación y elaboración de teorías, fomentan entre los investigadores a enfocar sus investigaciones desde este tipo de metodologías, en perjuicio de otras estrategias. De aquí surge otra idea esencial:
  • La perspectiva metodológica y el software de análisis cualitativo se determinan mutuamente.

Computadoras e investigación cualitativa I

p { margin-bottom: 0.21cm; }h2 { margin-bottom: 0.21cm; }h2.western { font-family: “Arial”,sans-serif; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.cjk { font-family: “MS Mincho”; font-size: 14pt; font-style: italic; }h2.ctl { font-size: 14pt; font-style: italic; }

Introducción

Partamos por tanto, de este punto. Un ordenador o computadora es, a pesar de su complejidad tecnológica, solamente una herramienta al servicio de un usuario. Como sucede con un martillo, una lavadora, o un vehículo, los ordenadores son “cosas” que pueden utilizar las personas para llevar a cabo una o más tareas. Desde esta perspectiva, y tal como ocurre con cualquier herramienta, se necesita aprender unas cuestiones básicas para su utilización.

Durante décadas los ordenadores fueron máquinas asequibles tan sólo a una elite intelectual y económica. Solamente después de la comercialización del primer computador personal, por parte de IBM en el año 1981, el mundo de la informática deja de ser una parcela exclusiva de grandes empresas y unos pocos agraciados, capaces de comprender los lenguajes de programación. Desde el 12 de mayo de 1981, día en que se presentó el primer ordenador personal (Personal Computer ó PC) el parque de equipos ha aumentado hasta casi los 600 millones de ordenadores, que se estima existentes actualmente en todo el mundo. Hoy en día es casi inimaginable concebir a un investigador, profesor o maestro que no desarrolle su trabajo con la ayuda, más o menos constante, de un ordenador.
En el desarrollo de los ordenadores personales los investigadores dentro de la investigación cualitativa, mantenían sus procedimientos tradicionales sin ordenador, porque los equipos informáticos sólo permitían trabajar eficazmente con datos cuantitativos generalmente después de una exigente formación en programación, sobre todo al principio. Sin embargo, desde hace casi tres décadas, las diversas aplicaciones informáticas difundidas en el ámbito académico (desde el clásico wordperfect hasta las recientes versiones de Observer o Atlas-ti) han favorecido que prácticamente nadie permanezca al margen del mundo de la informática.
La situación se puede calificar como de “dependencia obligatoria”, dependencia de la investigación a la informática para poder garantizar cierto nivel de competitividad, aunque esto no significa que el ordenador haya sustituido al investigador. El investigador sigue manteniendo su hegemonía en el control y desarrollo de la ciencia, reflexión creativa, planteamiento de líneas de trabajo, etc.
En investigación de corte cualitativo se utiliza información de muy distinta naturaleza (textual, visual, auditiva, gráfica, etc.). Esta diversidad ha sido un reto que han tenido que asumir los desarrolladores de software, puesto que han tenido que afrontar la tarea de crear programas realmente útiles para todo el proceso y no siempre lo han conseguido. Por esta razón en el software de análisis cualitativo podemos encontrar una considerable cantidad de programas que hacen varias tareas del análisis de forma óptima, pero son deficitarios en otras. Por ejemplo, hasta hace pocos años no han aparecido programas que realmente pudiesen integrar imagen, audio y texto para ser tratados de forma efectiva. Precisamente por esta complejidad innata a los datos cualitativos, el tema se inicia con una breve disertación sobre qué carácter tiene la información cualitativa.

El método científico ¿Qué es eso?

“El método científico” se define de muchas formas (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Método_científico) así que no voy a descubrir nada. No obstante voy a tratar de enlazar varias ideas partiendo de ésta.
Podemos partir de la idea de que “el método científico” es un conjunto de procedimientos(1) que permiten dar respuesta a un problema (una pregunta) de investigación(2) científica.
(1) El procedimiento es sistematizado, premeditado y planificado.
(2) Un problema de investigación es una cuestión no resuelta, de interés para la ciencia(3).
(3) Lo que determina qué es de interés para la ciencia es la comunidad científica (tanto la comunidad dominante como la marginal, pero sin entender por ello a los científicos marginados).

Después de todo esto, se puede concluir que para poder proponer un problema de investigación hay que pertenecer a la comunidad científica. De ahí surge la siguiente pregunta: ¿cómo se pasa a forma parte de la comunidad científica? Puedo indicar varias formas o criterios, pero ninguna garantiza que realmente una persona que cumpla alguno de ellos sea realmente científico:

  • – Que se haya formado en una disciplina científica durante varios años de dedicación.
  • – Que tenga un reconocimiento administrativo. El más claro es poseer el título de doctor después de haber realizdo una investigación defendida ante un tribunal.

Lo que está claro es que una persona es reconocida como científico, cuando el resto de científicos lo reconocen como tal (en este caso sí es necesario hablar de la comunidad científica dominante y no sólo la marginal). En este sentido aparece la paradoja de que científico es aquel que los demás así lo consideran (la pescadilla que se muerde la cola).

Para el tema de la comunidad dominante y marginal es necesario hablar de paradigmas. Cómo no es el tema de este post, lo dejaremos para otro momento.

Evolución de las plataformas de teleformación: Entornos 3D

La evolución natural de las actuales plataformas de formación virtual (Moodle, Web-ct, etc.) son las plataformas que integran la realidad virtual. No solamente vídeos en 3D sino también la posibilidad de interactuar con proyecciones virtuales de personas, todo ello dentro de un entorno virtual (simulado).

En el siguiente enlace se accede a una entrevista en vídeo sobre las investigaciones que se está realizando en este sentido.

Enlace AQUÍ.

Como en otras ocasiones hay que preguntarse qué ventajas tienen estos sistemas sobre los que existen actualmente. Uno básico es que el alumnado y profesorado podrán interactuar entre sí en tiempo real, transmitiendo una gran cantidad de información emocional (a través de gestos y expresiones que cada vez se depurarán más, acercándose a una experiencia real aunque medida por la tecnología). Por tanto, la transmisión de emociones (lo que implica transmisión de valores) mejorarán con estos sistemas. Una segunda ventaja será la manipulación de objetos virtuales pero con una experiencia cada vez más realista, lo que implicará una mejor formación procedimental, manipulativa.

Algunos trabajos que ya son una realidad en este sentido son las experiencias en Second Life con el módulo Soodle de Moodle.

Cómo decidimos dar un donativo

En el último número de Journal of Behavioral Decision incluye una investigación (Affective motivations to help others: A two-stage model of donation decisions) donde se explica qué procesos motivacionales se producen al dar un donación.
Sus autores (Stephan Dickert , Namika Sagara y Paul Slovic) explican que existen dos fases cuando se realizan donativos, por un lado, en un primer momento, el estado de ánimo determina el decidir dar o no dar un donativo. Posteriormente, después de decidirlo, es el grado de empatía el qeu determina la cantidad de la donación.

Enlace al artículo