Las universidades no están preparadas para la vuelta a clase

La Universidad en general no está preparada para el próximo curso. Es la experiencia del sitio donde trabajo y de colegas de otros lugares. Es inviable una enseñanza basada sólo en conferencias online, y en talleres presenciales con la mitad del grupo y la otra mirando desde otro sitio.

1 de agosto de 2020

La Universidad en general no está preparada para el próximo curso. Es la experiencia del sitio donde trabajo y de colegas de otros lugares. Es inviable una enseñanza basada sólo en conferencias online, y en talleres presenciales con la mitad del grupo y la otra mirando desde otro sitio.

Aquí dejo tres enlaces al blog del profesor Ángel Fidalgo tratando este asunto.

Se necesita un cambio de metodología y esto no se está haciendo. En general, la Facultades de Educación deberían llevar el timón de todo esto. Se supone que es donde están los expertos en Educación. Sin embargo, ¿dónde están? ¿Qué está pasando con estas Facultades para que a penas haya ninguna Universidad donde se están poniendo al mando?

Conferencia (webinar): tendencias de la innovación educativa frente al covid19

El pasado 7 de abril (2020) participamos en una serie de conferencias organizadas por RecetasTIC (Perú) sobre los retos de la Educación frente al Coronavirus. Amablemente me invitaron a participar con una conferencia donde hablamos las posibilidades de la Teoría del Cambio y del Análisis de la Contribución para el desarrollo de innovaciones educativas. En este enlace está la conferencia en línea: https://youtu.be/My2QEG17HHM

La presentación que se utilizó está disponible en https://hdl.handle.net/10630/19468

Evaluación de la actividad docente

La evaluación de la actividad docente del docente universitario es parte consustancial de la evaluación institucional, que en última medida, trata de conseguir la mejorar de la calidad educativa (Tejedor y Jornet 2008). En este sentido, la mayoría de las universidades presentan la evaluación de sus docentes como un procedimiento formativo en busca de la excelencia. Sin embargo, el procedimiento elegido para la evaluación de dicha actividad es fuente de continuas críticas. En este sentido, la Universidad en general, no logra escapar a una visión reduccionista de la evaluación, lo que impide desarrollar políticas de calidad donde esté implicado activamente el docente (Escudero, Pino y Rodriguez, 2010).

Un aspecto básico es que la evaluación de la actividad docente requiere una definición clara de en qué consiste la docencia universitaria y esto está mediado directamente por el tipo de asignatura, sus contenidos y su ajuste dentro del grado. Además, la calidad de la docencia está estrechamente ligada a la propia acción docente. Por tanto, la calidad de la docencia es inseparable a la acción docente y ésta depende de la realidad contextual de la docencia. Esta realidad contextual viene determinada por la institución universitaria, y dentro de ella por la realidad de la Facultad donde se lleva a cabo, las características del Grado, así como las características de la asignatura, incluyendo contenido, horarios, recursos materiales, articulación con otras asignaturas, características personales del docente, recursos tecnológicos, características del alumnado como grupo (cultura del grupo), etc.

Todo esto hace que la evaluación de la actividad docente deba afrontarse como una tarea compleja (Loor, Gallegos, Intriago y Guillén, 2017). Sin embargo, como se ha apuntado anteriormente, en la actualidad la evaluación de la actividad docente se limita a administrar un cuestionario al alumnado para recoger su opinión sobre distintos aspectos de la docencia del profesorado. Aunque las unidades de calidad de las universidades han hecho un esfuerzo ímprobo para mejorar, en la mayoría de los casos se han limitado a cambiar de cuestionario. Sin embargo, esto no supone el cambio necesario para potenciar el mecanismo transformador que debería ser la evaluación de la actividad docente.

Por tal razón, es necesario buscar vías alternativas, desde una aproximación vinculada a la complejidad del fenómeno, que realmente ofrezcan un sistema eficiente y eficaz de mejora institucional en busca de la excelencia a través de la mejora de la calidad que necesita o necesite cada realidad. Entendiendo por realidad el entorno más cercano al grupo formado por alumnado y docentes.

Referencias

Escudero, T., Pino, J.L. & Rodríguez Fernández, C. (2010). Evaluación del profesorado universitario para incentivos individuales: Revisión metaevaluación. Revista de Educación, 351, 513-537.

Loor, K., Intriago, M., Gallegos, M., & Guillen, X. (2017). La evaluación del profesorado universitario: tendencias en Iberoamérica. EducacióN MéDica Superior, 32(1). Recuperado de http://www.ems.sld.cu/index.php/ems/article/view/1279/635

Tejedor, F., & Jornet, J. (2008). La evaluación del profesorado universitario en España. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 10, 1-29

Big Data: una posible revolución en educación (IX)

El Big Data en Educación. Resumen

En resumen, el Big Data en Educación se caracteriza por:

  • Permite manejar de forma operativa grandes cantidades de tipologías de alumnado. De forma utópica, el número de tipologías o categorías podría llegar a tal punto de que cada tipo sólo incluyese a una sola persona. De esta forma, se lograría la individualización para diseñar un diseño curricular totalmente personalizado.
  • Sin embargo, la realidad es que el Big Data sigue basándose en probabilidades puesto continua trabajando con tipologías que incluyen grupos de personas.
  • El Big Data permite identificar correlaciones con una elevadísima precisión, pero no implica que se puedan establecer relaciones causales sólo por gestionar datos masivos.
  • Facilita la monitorización de los procesos de reorganización del sistema educativo, lo que implica una evaluación más fiable para la toma de decisiones.
  • La evaluación se reestructurará, tanto en la forma de llevarse a cabos como en el objeto. No solamente se centrará en el alumnado, sino que incluirá al docente, gestores, materiales, así como a todo el sistema educativo. Además, incluirá todos los componentes posibles: actitudes, contenidos, conocimientos, relaciones sociales, vías de comunicación, etc.
  • Permite una reestructuración del proceso de enseñanza y aprendizaje. Las nuevas tecnologías se articulan a partir de lo que dicen los datos.
  • Genera un rechazo ante el miedo de cómo y para qué se utilicen los datos
  • Riesgo de aumentar las diferencias entre los estudiantes así como su aislamiento en su desarrollo curricular. Esto podría llegar incluso al proceso de desocialización del individuo.
  • Permitiría una reestructuración del sistema educativo. Esto implica la búsqueda de nuevas estructuras, lo que puede ocasionar el rechazo del propio sistema establecido.
  • Implica una actualización de los método de investigación en Educación.

 

Big Data: una posible revolución en educación (III)

Imagen bajo licencia CC: pixbay.com

Buscando la individualización perdida

Cuando tratamos de imaginar cómo era la educación hace dos mil años nos surgen imágenes de un maestro, rodeado de sus pupilos, en medio de un salón amplio o un patio de un edificio de estilo clásico. Todo muy mediatizado por las películas y las obras de pintores clásicos.

metakinema7s3a1_clip_image001
Imagen de una secuencia de Ágora. Fuente: http://www.metakinema.es/metakineman7s3a1_Antonio_Aguilera_Hipatia_Agora.html

Leer más “Big Data: una posible revolución en educación (III)”

Big Data: una posible revolución en educación (II)

Imagen bajo licencia CC: pixbay.com

El Big Data

En 2015 presentamos un grupo de post sobre el Big Data. Estos posts se pueden consultar en este enlace: https://atarjea.wordpress.com/category/big-data/
Allí decíamos que Big Data se hace referencia a la gestión de grandes cantidades de datos. Aunque el término se utilizaba desde la década de los 80 del pasado siglo, fue en 2008, donde D.J. Partir (de la empresa Linkedin) y Jeft Hammerbadier (de Facebook) usaron el término para referirse a una actividad profesional nueva. La aparición del artículo “Era del exabyte” en la revista Wired en 2010, así como otros artículos similares en ese año, determinaron el inicio del Big data como fenómenos social y empresarial
([Joyanes, 2014](http://www.amazon.es/Data-Revoluci%C3%B3n-Datos-Masivos-Noema/dp/8415832109)).

Actualmente, Big Data hace referencia no solamente al hecho de trabajar con gran volumen de datos, sino a una profesión que trata de obtener el máximo de información a partir de esta gran cantidad de datos, con la intención de incorporar dicha información al proceso de negocio, productivo u organizativo de una empresa o institución.

Antes de la posibilidad de recoger datos de forma masiva, las investigaciones en Educación se centraban en la analizar aquello que era accesible medir. Por tal razón, los estudios se solían (y aún ahora sigue siendo así) en recoger información de los resultados académicos del alumnado, algunas encuestas sobre los docentes y opiniones generalizadas sobre algunos centros educativos o sistemas educativos en general. Por lo tanto, casi toda la información se centraba en el impacto y no en los procesos. A esto hay que añadir que los resultados de estos estudios iban dirigidos a los gestores educativos, y en ocasiones a los docentes.

Con los procedimientos de recogida de datos del Big Data la situación puede cambiar. Ahora es posible recopilar datos de las acciones que tanto alumnado, como profesorado, como gestores llevan a cabo durante el desarrollo de los formación. Para ello es fundamental el papel de la tecnología, principalmente el uso de tablets y computadoras, lo que facilita un registro continuo de información: tiempo de dedicación a las tareas académicas, lugars dónde se desarrollan, cantidad de personas que están en contacto durante su realización, grado de ejecución y abandono de las mismas, etc.

Música y educación emocional

 

Comunicación presentada en el I Congreso Internacional de Innovación y Tecnología Educativa en Educación Infantil. Sevilla, 21 a 23 de abril de 2016
Antonio Matas Terrón
Universidad de Málaga
amatas@uma.es
Fernando Jiménez Jiménez
Colegio La Salle de Antequera
María del Carmen Cano Rodríguez
Colegio Nuestra Señora de la Victoria de Antequera
Noelia M. Moreno Martínez
Universidad de Málaga
nmarg@uma.es

Palabras clave:

Música, educación emocional, inducción emocional, efecto del contexto

Resumen:

Escuchar música parece tener un efecto en las emociones que experimenta el alumnado desde sus primero años de escolarización. Sin embargo, esta relación parece estar mediada por factores sociales, culturales y cognitivos. La revisión de la literatura muestra la complejidad de la relación entre música y emociones, al mismo tiempo que los vínculos entre emociones y aprendizaje. Por tal motivo, es necesario que los estudiantes universitarios de Educación Infantil (EI) conozcan los fundamentos básicos de los recursos musicales. En este estudio se plantearon como objetivos: 1) que el alumnado de Magisterios de EI experimentase los efectos de la música durante su propia formación; 2) comprobar los cambios emocionales de la música en dichos estudiantes; 3) recoger la perspectiva de los estudiantes de EI sobre la música como recurso en la escuela. Para ello se desarrolló un estudio mixto con un grupo de 50 estudiantes de Educación de la Universidad de Málaga. Se utilizó la entrevista semiestructurada y el autoinforme como instrumentos de recogida de datos. Los resultados muestran la complejidad de la relación entre emociones y la música, así como la valoración positiva del alumnado para utilizar la música en el ejercicio profesional, si bien, sugieren un uso desde teorías psicopedagógicas bien contrastadas.

Pensamiento visual

 

¿Qué es el “pensamiento visual”?

El cerebro humano realiza gran parte del procesamiento de la información a través de imágenes. Por tal motivo, la utilización de gráficos, dibujos, fotografías, imágenes, croquis, etc., suponen un gran recurso para trabajar conceptos, comprender ideas, presentar ideas. etc.

Por tal motivo, muchos educadores, investigadores, inventores, etc., recurren a la utilización de dibujos para apoyar su proceso cognitivo así como para comunicar sus conclusiones. En este sentido, El “pensamiento visual” es una expresión que hace referencia a la utilización de gráficos e imágenes para optimizar el procesamiento cognitivo de la información.
Leer más “Pensamiento visual”

Divulgación de la innovación educativa: como dar visibilidad a su trabajo.

El blog de Angel Fidalgo sobre Innovación Educativa, ha publicado este post sobre divulgación.

Divulgación de la innovación educativa: como dar visibilidad a su trabajo..

 

A partir del post se despreden dos ideas relacionadas con al ámbito de las revistas:

– Las revistas no son actualmente, el medio más rápido y “eficiente” de dar a conocer lo que se hace en el ámbito académico y científico.

– Los nuevos sistemas de información deberán encontrar un medio para garantizar la calidad de lo que se publica.