El covid-19 y su impacto en algunos ámbitos: reflexiones generales

La situación que vivimos en estos días (marzo de 2020 en España) podía ser el argumento de una película de serie B, casi una pesadilla. Las medidas tomadas de confinamiento eran impensables hace pocas semanas. En esta situación, escribo esta entrada al blog, por diversos motivos que tal vez ponga al final de la misma. Además, debo advertir que los datos que pongo proceden de la información que hay en fuente solventes en Internet. No obstante, pueden estar equivocados o ser obsoletos, por lo que se agradece cualquier comentario que los actualice o corrija.

En esta entrada hablo de:

  • La saturación del sistema sanitario como efecto más dañino del coronavirus.
  • El miedo irracional y la histeria en parte de la población.
  • El cambio de paradigma que puede darse en las formas organizativas del trabajo y la Educación.
  • La crisis económica que se va a generar.
  • La amortización de los políticos.
  • El distanciamiento social (que no es cuarentena) como recurso eficiente pero temporal.

A día de hoy 17 de marzo, no es necesario decir qué es el COVID-19 ni qué es un coronavirus. No obstante, tenemos que recordar que a lo largo de la historia se han sufrido múltiples plagas, en todas las culturas, y en todos los continentes. Son legendarias las plagas de la Peste en la edad media, la plaga de la llamada gripe española de hace ahora un siglo, o las del Ébola en África. Por tanto, el COVID-19 no es la primera, ni será la última plaga que afecte al ser humano, o a cualquier otra especie animal. Así que, primera idea: no es el fin del Mundo. De hecho, el final de este mundo puede darse en unos pocos de miles de años, y no será por una epidemia.

El COVID-19 no ha provocado la primera ni la última epidemia, y no va a ser el fin del Mundo.

Entonces, cabe preguntarse por qué se están tomando estas medidas tan extremas. El problema de este coronavirus es que se transmite muy fácilmente. Su capacidad de pasar de una persona contagiada a otra sana es muy alta. Se calcula que tiene una tasa de transmisión puede estar entre una tasa de 2 a 5. Esto significa que cada contagiado transmitirá el coronavirus a entre 2 a 5 personas, y estas a otras tantas, y así progresivamente. Para comparar, se puede tener en cuenta que la Gripa A de 2009 tenía una tasa de 1,5.

Fuente: https://maldita.es/

Aquí viene la primera y principal razón de las medidas que se están tomando: este coronavirus se transmite tan eficazmente que es capaz de contagiar a mucha gente en poco tiempo. Pero a esto hay que unir una segunda razón: el sistema sanitario no tiene capacidad de atender a tantas personas al mismo tiempo aunque no estén muy graves. La tercer razón: que es un coronavirus nuevo, y aún no se sabe bien cómo puede comportarse.

La principal razón para tomar medidas es que se transmite tan rápido que genera tantos casos de enfermos (leves o graves) en tan poco tiempo que satura el sistema sanitario.

Por tanto, estamos ante un virus que debe preocupar pero no debemos dejarnos llevar por la histeria. No obstante, esta epidemia y el contexto en que se está desarrollando está teniendo una serie de consecuencias que pueden llegar a ser potencialmente, más peligrosas que el propio virus.

Las consecuencias del coronavirus en el entramado social pueden ser más devastadoras que el propio virus.

Veamos algunas de ellas.

Enfermedad

Puesto que se trata de un coronavirus nuevo, el efecto sobre la salud puede ser impredecible y sobre todo, puede darse mutaciones espontáneas que hagan inviable una previsión de cómo actuará. No obstante, en función de la experiencia en China y en Korea, parece que los efectos son relativamente poco importantes, incluso más leves que una gripe normal. No obstante, esto está basado en la información que se ha tenido de China y Korea, no se puede descartar un cambio en el coronavirus en las últimas semanas. En cualquier caso, el problema está en la complicaciones que se pueden derivar. Así, uno de los principales problemas es la aparición de una neumonía, por lo que si se padece alguna patología previa, podría verse agravada por este coronavirus. Este parece ser uno de los mayores peligros del COVID-19, y es que parece ser que si se tiene una patología previa, el porcentaje de mortalidad podría llegar al 74% (https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2002032). Sin embargo, en porcentajes absolutos en toda la población, los valores de mortalidad son inferiores a otras gripes.

“…el Covid-19 tiene una letalidad que oscila entre el 1,4 y el 2,1 por ciento; el SARS un 9,6; y el MERS es el que mayor letalidad tiene, con un desenlace fatal en el 40 por ciento de los casos”

https://www.redaccionmedica.com/secciones/neumologia/el-covid-19-frente-a-la-gripe-y-otros-coronavirus-ojo-a-las-comorbilidades-8526

El caso de la gripe común es difícil calcular la mortalidad, pero en España, el número de fallecidos por gripe común en la temporada de 2018 fue de 6300 personas según el CSIC (https://www.csic.es/es/actualidad-del-csic/la-pandemia-de-gripe-de-1918-causo-en-madrid-mas-de-6500-muertes-en-exceso-la)

Pero esto no significa que podamos arriesgarnos a contagiarnos, puesto que la tasa de complicaciones con una patología previa es muy alta, y porque el coronavirus podría presentar un cambio en cualquier momento.

En el sistema sanitario

El principal problema, como hemos dicho antes, es que no puede absorber tanta cantidad de enfermos en tan poco tiempo. Esto es una cadena, si muchos van a urgencias aunque tengan síntomas leves, saturan las urgencias y éstas no pueden atender otros casos. Si además, los casos que reciben no son solamente leves, y si además, tienen que hacer frente a situaciones de aislamiento, la consecuencia es el desplome del sistema.

Las consecuencias de estos picos de alta demanda son evidentes:

  • Saturación de camas de urgencias y cuidados intensivos.
  • Aumento del gasto sanitario.
  • Falta de abastecimiento de equipos, medicamentos y materiales sanitarios básicos.
  • Contagio de los sanitarios y por tanto, falta de recursos humanos preparados.
  • Etc.

Este es el auténtico problema actual, la saturación de los servicios.

Ante un desplome de los servicios sanitarios, cualquier epidemia es irrefrenable .

Efectos en la sociedad

La sociedad presentará distintos síntomas a medida que evolucione la epidemia. Además, dicho comportamiento estará determinado por las medidas que se tomen desde los estados y gobiernos. En España, como en otros países, ante las medidas de aislamiento se ha producido un fenómeno de “histeria” en parte de la población. Los supermercados fueron vaciados literalmente, y este grupo de población ha almacenado en su casa víveres, papel higiénico, y desinfectante como si de la destrucción masiva se tratase.

https://www.youtube.com/watch?v=hXT7FhzYKeE

Sin duda, lo más peligroso es una pérdida del control, dejarse llevar por lo irracional, por el miedo y generar un estado de histeria colectiva que desembocaría en conflictos sociales, con conductas antisociales y agresivas que pondrían en riesgo el abastecimiento de los productos de consumo a las zonas habitadas.

La acción social debe centrarse en evitar la histeria y el miedo irracional que sólo puede llevar a un caos organizativa y a un sufrimiento innecesario.

El egoísmo y la falta de solidaridad son dos amenazas en cualquier situación de crisis

Por otro lado, también se ha producido un fenómeno de solidaridad: aplausos en los balcones para reconocer el esfuerzo de sanitarios, servicios de limpieza, personal de supermercados y tiendas, carteros, camioneros, policía y ejército, etc; o voluntarios para hacer compras a personas mayores; son algunas de estas iniciativas.

El papel de los medios de comunicación está siendo nefasto.

Un apartado especial se merecen los medios de comunicación y los periodistas. Hasta ahora hemos tenido a los medios dando noticias de forma machacona de lo letal que ese el virus. Esto ha ayudado a tener una imagen de Apocalipsis cercano. Por otro lado, hemos tenido a periodistas fomentando las reuniones masivas en pleno crecimiento exponencial, y pocos días después pedir un aislamiento total. Este apartado merece la pena que lo vayamos ampliando.

Efectos sobre la economía

Indudablemente, esta situación conlleva una nueva crisis económica, profunda, durante los próximos años. A corto plazo, se van a dar dos efectos importantes:

  • Aprovechamiento de empresas para echar a trabajadores de manera indiscriminada. Se tratarían de despidos que no podían hacer previamente, pero que ahora llevarán a cabo bajo la excusa de la epidemia. Esto lo vemos y lo podremos ver en todo tipo de empresas y de cualquier tamaño.
  • Algunos sectores pasarán a ser estratégicos, sobre todo los vinculados con la logística de productos y los vinculados a la nueva tecnología.

Es segura una crisis económica profunda y prolongada.

Aparecerá un nuevo paradigma sobre qué sectores son básicos.

En este último aspecto, esta crisis va poner de manifiesto dos cosas importantes:

  • Muchos de los trabajos que se realizan en una oficina puede pasar a realizarse como tele-trabajo sin ningún tipo de problema. De hecho, posiblemente tanto empresas como instituciones se plateen a medio plazo, eliminar parte de sus oficinas e invertir en sistema de tele-trabajo. Por otro lado, esto beneficiará la movilidad en las ciudades, beneficiará al comercio local y reducirá parte de la contaminación de algunas regiones.
  • La formación, principalmente la de adultos, incluyendo la Universidad, pasará a ser virtual. El 100% de las universidades públicas han pasado en un fin de semana a desarrollar su actividad por medio de Internet. Esto va a obligar a que realmente los formadores y profesorado se ajusten a este formato, cambiando la idea de la Educación casi totalmente. Es posible que parte de los centros formativos pasen a ser semipresenciales, limitando la presencialidad a asignaturas y contenido práctico (prácticas de los estudiantes de medicina, de biología, en laboratorios, etc.).

La Educación Virtual, el tele trabajo y la repoblación de áreas abandonadas serán partes del nuevo paradigma

Además, esta situación dará lugar a una descentralización de los servicios y a una posible repoblación de zonas actualmente abandonadas, puesto que las poblaciones aisladas puede afrontar con más eficacia el control de este tipo de crisis.

Clase política

No es cuestión de criticar ahora mismo a los que deben tomar las decisiones con respecto a esta crisis. No obstante, una consecuencia clara va a generar esta situación: el equipo de gobierno que gestiona cualquiera de estas crisis termina “quemado” y amortizado en cuanto se supera. Esta crisis es lo suficientemente profunda y grave como para que los políticos actuales (tanto en el poder como en la oposición) tengan que dejar su vida como políticos en cuanto que se supere. La razón es que las medidas que deben tomar son impopulares, erróneas, o ambas cosas a la vez.

La tentación de los políticos de enfrentarse unos con otros podría desencadenar un conflicto social que agrave la crisis

Por otro lado, un error muy grave es el que puede darse si la oposición se enfrenta al gobierno en lugar de apoyarlo (siempre que sus acciones sean mínimamente razonables). Si fuese así, y seguro que además del presidente Catalán, hay otros muchos políticos que están deseando hacerlo, se puede generar una situación de enfrentamiento entre regiones y entre la ciudadanía que podría ayudar a una fase de conflicto social serio.

Medidas a tomar

Pues esta es la clave, porque no existen medidas maravillosas para esta situación. Las que se han tomado hasta ahora, en casi todos los países, han sido insuficientes y han llegado tarde. El confinamiento de la población puede ser efectivo, tal como demuestra este artículo del Washington Post: https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/world/corona-simulator/?fbclid=IwAR37vcWGAdJXhfXDr1jlZBzR-etdqLgK-0xsLDcVgnFpZudSODG9zliUvtY donde se puede ver (imagen de abajo) que si se deja totalmente, el coronavirus sigue una progresión como de curva muy inclinada (en marrón).

Si se recurre a la cuarentena, la curva tiene dos jorobas y se prolonga en el tiempo. Si se recurre al distanciamiento, tanto moderado como intensivo, los resultados de control son más efectivos. En imagen de abajo las curvas marrones indican proporción de enfermos a lo largo del tiempo (eje X), la zona azulada indica personas sanas y la zona rosa indica personas que se han curado.

https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/world/corona-simulator/?fbclid=IwAR37vcWGAdJXhfXDr1jlZBzR-etdqLgK-0xsLDcVgnFpZudSODG9zliUvtY

En las simulaciones que presenta este artículo se puede observar que la mejor estrategia es la distanciamiento social, es decir, tratar de mantener el menor número de interacciones con otras personas. Es precisamente lo que se logra con el confinamiento. Sin embargo, este no puede ser eterno y sólo puede ser una medida temporal. Si se tienen en cuenta que el período de incubación es una unos 5 días (o 15 como indican otro datos), y que durante 14 se puede estar contagiando (ver fuente aquí), unos 20 días serían los mínimos para un distanciamiento efectivo. 20 días son suficientes para acabar con la economía de un país y con la paciencia de sus ciudadanos, así que es una medida eficaz pero temporal.

Dicho esto, tal vez lo más fácil es identificar cosas que no son efectivas:

  • Las mascarillas NO sirven para no contagiarse.
  • Tomar muchos antigripales.
  • Saltarse las normas establecidas.

Y finalmente, que debemos hacer obligatoriamente:

  • Usar mascarillas en el caso de que tener sospecha de contagio.
  • No ir a urgencias ante sospechas de contagio, sino llamar a los teléfonos habilitados para ello.
  • No hablar directamente a la cara de la gente ni a una distancia mínima de un metro. La saliva que expulsamos al hablar podría ir contaminada y depositarse en la ropa de los demás, quienes se contagiarían al tocarla.
  • Seguir las normas.
  • No caer en la histeria ni en el miedo. No pensar que este es el fin de la humanidad.
  • Pensar en los demás, no ser egoístas.
  • No almacenar productos en casa de manera irracional.
  • Evitar dar mensajes apocalípticos.

Porque esto es básico, he abierto otra entrada en este blog tratando el tema: PULAR AQUÍ.

Qué se ha hecho mal, qué se hace mal, quiénes son responsables

Esta es la parte más jugosa, pero como he dicho anteriormente, no es momento de reproches, pero cuando sea momento, habrá que ir a por todas y depurar todas las responsabilidades posibles.

Por el momento sólo dejo aquí algunas de las cosas que me consta que no se están haciendo bien.

  • ¡¡¡¡¡Los sanitarios no tienen recursos!!!!!
  • Los políticos están manipulando la información y usándola a su antojo.
  • Algunos políticos se han saltado la cuarentena dando un pésimo ejemplo.
  • El cierre de fronteras ahora, en este momento, no nos protege.

Comentarios, por el momento

Lo que acabo de publicar me he atrevido a escribirlo porque compañeros de mi trabajo están dando mensajes apocalípticos que de nada sirven a superar esta situación. Así, he recibido mensajes animando al acopio de alimentos, encerrarse a rezar, o exaltar mesiánicamente los millones de muertos que se van a producir.

Por tal motivo, me he atrevido a escribir esto, tal vez más como catarsis, puesto que no creo que lo lean muchos. En cualquier caso voy a tratar de actualizar esta entrada a medida que tenga más información contrastable.

Además, si alguien lo lee y cree que se puede enriquecer con información más fiable o añadiendo algo, que no dude en dejarlo en los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s